Nine Inch Nails lanzó Bad Witch el pasado 22 de junio, el último episodio de una trilogía de EP’s, la cual comenzaron a trabajar a finales del 2016 con Not The Actual Events y continuó en el 2017 con Add Violence, no obstante, este último material tuvo constantes retrasos que mantuvieron a los fans ansiosos y desesperados por la nueva cara de la banda.

Meses atrás, Trent Reznor reconoció en distintas entrevistas que Add Violence se sintió algo forzado a la hora de su creación y fue por eso que la banda decidió tomarse más tiempo del programado para la grabación de Bad Witch, el cual se lanzaría como un LP ya que, de ser publicado como un EP, se perdería más fácilmente en las plataformas digitales de música en streaming.

Fue en 1989 cuando NIN debutó con el exitoso álbum Pretty Hate Machine, donde las obscuras y retorcidas letras de Reznor inspiraron a millones de adolescentes a revivir la escena gótica. Pronto la voz de Reznor proviene del mismo abismo con su segundo álbum The Downward Spiral, el cual vendió más de 2,000,000 de copias a finales de 1997, logrando un total de 4,000,000 de ventas a nivel internacional.

El nuevo material estaba cargado de potente rock progresivo y un alto contenido emocional repleto de depresión y autodestrucción.

Este material obtuvo cuatro certificaciones con disco de platino por parte de la Asociación de Industria Discográfica de Estados Unidos (RIAA) y tres más, por parte de la Asociación Canadiense de la Industria Grabada (CRIA), el cual se posicionó en el lugar número dos en Billboard 200 como uno de los álbumes más vendidos en Estados Unidos​ y el sencillo “Closer”, formó parte de las «100 mejores canciones de los últimos 25 años«.

Tras este éxito, Reznor se dedicó a producir a otros artistas como Marilyn Manson y a fundar su propio sello. Cinco años más tarde y con una versión doble disco, sale a la luz The Fragile, el cual fue considerado por muchos como el mejor disco de ese año.

Después de la gira Performance 2007, donde promocionaban su quinto material discográfico Year Zero, Reznor estaba listo para a hacer un disco sin tener algún tema en específico. Fue así como surgió Ghosts I-IV, un espléndido álbum instrumental conformado por 36 pistas.

“Discipline” fue el sencillo que daría paso a The Slip, disco que según Ed Thompson de Imagine Games Network comentó que las pistas «Discipline» y «Echoplex» combinaban ritmos similares a bandas como Depeche Mode, Bauhaus e incluso algo de Siouxsie and the Banshees.

Not the Actual Events marcó la primera aparición de Atticus Ross como miembro oficial de la banda, posteriormente llegó Add Violence, el tercer EP de la banda y el onceavo lanzamiento. Trent Reznor ha marcado ya más 25 años a la música, creando un proyecto personal a su manera bajo el nombre de NIN y estamos a pocos días de deleitarnos y extasiarnos con su oscuridad y su belleza.

Comentarios

comentarios