Hipnosis 2018 @ Las Caballerizas

Ni la lluvia, ni el lodo, ni el ligero frío que rondaba Las Caballerizas en Huixquilucan, nos impidieron disfrutar de la segunda edición de Hipnosis, que sin duda supo luchar contra los obstáculos.

Los asistentes y prensa comenzaban a llegar desde las 11:30 de la mañana, la mayoría en los camiones proporcionados por el festival, otros más en autos particulares y uno que otro tour organizado desde fuera de la CDMX. SGT Papers y Build la Vista arrancaban con el festival que con pocos asistentes, se percibía gran optimismo y gran clima alrededor de las 2 pm.

Una divertida tirolesa, área para descanso y pequeña zona de comida estaban ya con acceso al público. Definitivamente nos hubiera gustado más disfrutar de la bella vista que tenía Las Caballerizas con una rueda de la fortuna, sin embargo, la tirolesa mostró la esencia de la naturaleza en Huixquilucan, la cual hacia el mach perfecto con las bandas que se presentarían aquel día.

El garage de San Pedro el Cortez llegó a darle sabor al escenario ubicado justo en medio del bosque, esta agrupación de Tijuana tiene un gran carisma que inmediatamente contagiaba su alegría y pasión por la música. Por otro lado con semblantes serios y un poco de jugueteo por el escenario, Stonefield mostró su belleza frente al público y no solo física; este cuarteto de mujeres australianas ejecutan un peculiar rock psicodélico.

Amy Findlay le proporciona todo el brillo a Stonefield, pocas veces se ve una chica baterista que tenga una voz gruesa pero hermosa dentro de una agrupación como esta.

El carisma Brasileño en Hipnosis

No obstante la psicodelia brasileña trajo calor a todos los asistentes. La sonrisa, el ritmo con el que ejecuta la armonía en la guitarra y la voz estruendosa de Dinho Almeida emebelesó por completo desde la primera canción que tocó Boogarins, quienes pese al clima frío dieron un set caluroso dejando el escenario más que listo para una de las bandas más anheladas del festival.

La belleza del dream pop neoyorkino finalmente y después de dos años regresó a México. En las mil facetas de Cole, su look sin cabello no ha sido el más destacable, sin embargo eso estuvo de sobra al verlo a Él, Andrew, Devin, ColinBen.

No cabe duda que Oshin y su más reciente material, Is the Is Are es la combinación perfecta para un set abrazado por grandes arboles y un cielo nublado perfecto los cuales crearon crearon una magnífica odisea.

Y esa aquí donde comenzaba la gran aventura, OM subía al escenario. Recuerdo que hace un par de meses al ver a Sleep, quedé completamente impactada de la ejecución del bajo de Al Cisneros, en esta ocasión no defraudó, la agrupación de San Francisco creó atmósferas perturbadoras y consistentes durante más de cincuenta minutos.

Pronto Wooden Shjips y Allah-las le dieron un respiro al festival, armonías psicodélicas ligeras y toda la nostalgia ochentera bajo una lluvia tupidita pero que básicamente ya no nos molestaba sonaron por mas de una hora.

El cierre tan esperado del festival estaba cerca, los asistentes cada vez se acercaban más al escenario, donde antes de vigoroso rock australiano, llegaba el momento de tomar un refrigerio dulce y delicado, como solo Unknown Mortal Orchestra lo sabe hacer.

No me emocioné tanto por la visita de esta banda originaria de Nueva Zelanda hasta que tocaron su primera canción y tan pronto como avanzaba el set la emoción crecía; la gente cantó y bailó temas como Multi Love, Hunnybee, From the Sun, entre otras.

La lluvia paraba poco a poco y llegaba el momento más preciado de la noche y aquel en el cual la gente que espero durante horas los chubascos, el frío y los charcos iba a ser recompensada.

Finalmente King Gizzard & The Lizard Wizard salió al escenario, donde por más de 60 minutos demostraron porque son una de las mejores bandas de rock psicodélico del momento.

Un set lleno de energía, diversión, riffs chiflados pero perfectamente ejecutados dieron un cierre exitosa a la segunda edición del Festival Hipnosis.

Probablemente el cambio de lugar y el anuncio repentino del mismo incomodó a muchas de las personas que ya contaban con su acceso al festival y fue completamente comprensible, sin embargo es de admirar la gran pasión y amor que el staff de Hiponsis le ha dedicado al proyecto desde hace un año.

La incidencia se superó, probablemente no como la mayoría de gente esperaba sin embargo, el festival supo levantarse y dar una agradable y satisfactoria segunda edición.

¡Nos vemos en 2019!

Fotos por Paola Baltazar

Hipnosis 2018 @ Las Caballerizas
Precio84%
Audio / Iluminación94%
Asistencia80%
Logística75%
Venue78%
Setlist89%
83%Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
79%

Comentarios

comentarios